Reservado:

Pendientes charros largos de plata

JO 3-4

Nuevo producto

     Pendientes charros largos de plata, típicos de Salamanca, con diseño de dieciséis esferas dispuestas en dos círculos alrededor de una esfera central. Realizados mediante la técnica de microfusión. Se suele llamar charros a los aldeanos salmantinos desde muy antiguo. La palabra vasca "tchar" (malo) parece ser el origen de este adjetivo. Charro también quiere decir "recargado". 

Más detalles

18,00 € IVA inc.

Ficha técnica

Medidas Largo: 2, 8 cm: ancho: 1,2 cm
Peso 2,45 g
Origen Salamanca
Composición Plata

Más

      El botón charro se ha convertido en un verdadero símbolo salmantino, y aparece en todo tipo de joyas y diversas prendas típicas de la región. Su origen se pierde en el pasado. ¿Es acaso una representación celta del disco solar? ¿Es tal vez un adorno de origen judío? Después de estudiar la simbología celta donde el numero tres y cuatro reinan sin discusión, creemos que la segunda opción es la correcta. El número diez, que se repite dos veces en el botón charro, probablemente representa, los diez sefirots o fuerzas creativas que, según la tradición judaica, intervinieron en la formación del mundo.

    El esquema de los botones charros puede por tanto estar inspirado en el "árbol de la vida"hebreo, uno de los símbolos cabalísticos más importantes del judaísmo, que representa la creación del mundo. Los botones charros de menor tamaño tienen un diseño de ocho esferas, más la central, como en este caso, pero el botón tradicional tiene siempre diez, más una en la mitad. Nos parece una explicación muy hermosa y plausible sobre el origen de este bello adorno charro.    

Opiniones

Escribe tu opinión

Pendientes charros largos de plata

Pendientes charros largos de plata

     Pendientes charros largos de plata, típicos de Salamanca, con diseño de dieciséis esferas dispuestas en dos círculos alrededor de una esfera central. Realizados mediante la técnica de microfusión. Se suele llamar charros a los aldeanos salmantinos desde muy antiguo. La palabra vasca "tchar" (malo) parece ser el origen de este adjetivo. Charro también quiere decir "recargado".